Publicidad

SOBREVIVIENTES DE LA CALLE 30

SOBREVIVIENTES DE LA CALLE 30
Publicidad

Con orgullo debo manifestar que nuestra posición como residente de este sector y más como propietario de 2 oitis que sembré en el año 2009, no acepte la tala de mis árboles que un buen servicio me han prestado, en cambio le solicite a la secretaria de medio ambiente y a los señores contratistas el trasplante de estos dos hermosos ejemplares a un sector, para impedir la muerte de mis árboles, encontrando que cuando las comunidades exigen y solicitan que se les respete el derecho las instituciones y contratistas deben entender y aceptar esta clase de decisiones.

En la calle 30 después de una tala masiva de árboles de todas las especies que por muchos años adornaron las viviendas incluso muchas como mecanismo de protección contra los rayos de sol o para reducir el calor de sus viviendas, uno a uno cayeron por el ruido de las motosierras; para abrirle el paso a la tan anhelada pavimentada.

Cuando se habla de construcción de obras de infraestructura, algunos contratistas consideran que las mismas priman por encima del medio ambiente y empiezan las talas indiscriminadas de árboles, incluso no les interesa entender los daños que pueden ocasionar por malos manejos de escombros o residuos.

Para un futuro las obras que se desarrollen en nuestra ciudad deben estar socializadas y deben procurar ser amables con la naturaleza y su comunidad. YO CREO…SI SE PUEDE.

About The Author

OSCAR ALEXANDER AMAYA

ADMINISTRADOR DE EMPRESAS, Esp. Gestión de Entidades Territoriales, SOÑADOR,EMPRENDEDOR,TRABAJADOR. CREO EN LA GENTE DE MI PAÍS.

Related posts

6 Comments

Deja un comentario